Cuándo es la tormenta de Santa Rosa 2019

La última semana de agosto comenzó con un clima cálido, atípico para esta altura del año, con una temperatura que alcanzará los 27 grados. Esta anomalía puede estar relacionada a que nos encontramos en vísperas de la tormenta de Santa Rosa que, según la creencia popular, debe ocurrir cinco días antes o después del 30 de agosto.

Durante este lapso de tiempo se espera que ocurra el famoso temporal con el que concluye el invierno y comienza la primavera. La última semana de agosto, según el Servicio Meteorológico Nacional​, comenzó con una rotación del viento al sector norte, movimiento que elevó las temperaturas en gran parte del país. Algo atípico para este momento del año.

El temporal que marca el final del invierno podría ocurrir esta semana según el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional.

De hecho las temperaturas del lunes 26 tuvieron un arco que comenzó, bien temprano, en los 14°C de mínima y se extendió hasta los 21°C de máxima. Esto, sumado a los altos niveles de humedad, forman el combo perfecto para que se dé la tormenta de Santa Rosa.

Sin embargo, para el Servicio Meteorológico Nacional las lluvias comenzarán el jueves. Serán aisladas durante un día que amanecerá con una mínima de 17°C y tocará, por la tarde, los 20° C.

En la dinámica de las predicciones todo podría cambiar y también se espera que llueva para el fin de semana. Lo cierto es que en muy raras situaciones la tormenta de Santa Rosa llega el 30 de agosto. 

Historia de la tormenta de Santa Rosa

L​a primera Santa de América nació como Isabel Flores de Oliva en Lima, pero fue confirmada en 1597 como Rosa. De su historia proviene el mito asociado a la tormenta. 

En 1615, ante la proximidad de corsarios holandeses que habían atacado el puerto de El Callao, cercano a Lima, las autoridades de la iglesia católica le pidió a la población que elevara rezos en todos los templos.

Santa Rosa de Lima. Una imagen de la mujer que  defendió con sus rezos el puerto de El Callao, en Lima. Foto/ Archivo

Santa Rosa de Lima. Una imagen de la mujer que defendió con sus rezos el puerto de El Callao, en Lima. Foto/ Archivo

Mientras la población entraba en pánico, Isabel Flores de Oliva, sin perder la calma, elevó sus súplicas desde la capilla de San Jerónimo. Y en ese momento se desató una fuerte tormenta que impidió el desembarco pirata, y la ciudad quedó a salvo del ataque.

Los fieles limeños atribuyeron esa tormenta a los rezos de Isabel, que luego se convertiría en Santa Rosa de Lima.

Deja una respuesta