«PÁNICO EN LA PLAYA» Una boa se acercó nadando hasta la costa y sorprendió a los bañistas.-

Los bañistas que se encontraban, este martes, en el balneario municipal de Piedras Blancas entraron en pánico cuando avistaron una víbora que se acercaba nadando rápidamente hacia la playa, ubicada en el río Paraná.

El ofidio salió del agua y quedó en la costa, cerca de las sombrillas hasta que un guardavidas la retiró del lugar.

Afortunadamente, no la dañaron y la devolvieron al hábitat natural ya que se trata de una curuyú o anaconda amarilla, una especie que está en extinción en la región.

Los bañistas que se encontraban, este martes, en el balneario municipal de Piedras Blancas entraron en pánico cuando avistaron una víbora que se acercaba nadando rápidamente hacia la playa, ubicada en el río Paraná.

El ofidio salió del agua y quedó en la costa, cerca de las sombrillas hasta que un guardavidas la retiró del lugar.

Afortunadamente, no la dañaron y la devolvieron al hábitat natural ya que se trata de una curuyú o anaconda amarilla, una especie que está en extinción en la región.

Encontraron una víbora curuyú en el Piedras Blancas“Es una especie inofensiva”, ilustró el biólogo Alfredo Berduc. “Su nombre científico es Eunectes Notaeus, se la llama también anaconda amarilla, es una boa constrictora que en ese tamaño no representa peligro alguno. Si se la hostiga puede morder pero no tiene veneno y no es peligrosa para los seres humanos”, amplió.