«Torneo Federal «A» – Gimnasia y Esgrima no pudo en tierras coloradas y a cinco minutos del final se lo dieron vuelta»

Ganaba el partido con gol de Jara en el primer tiempo; no lo liquidó y en el cierre del complemento tuvo cinco minutos fatales donde el local se quedó con el triunfo. En la próxima fecha recibe a Unión de Sunchales.
Parecía que Gimnasia y Esgrima se traía una victoria nuevamente en condición de visitante. Porque cuando restaban cinco minutos para la finalización, le ganaba por la mínima a Crucero del Norte y de esa manera salía del fondo de la tabla. Pero en el cierre vivió una película de terror y se vuelve con las manos vacías. Tuvo todo para ganarlo y lo desaprovechó.
El encuentro, válido por la 23ª fecha, se jugó sin público en el estadio Andrés Guacurarí de Garupá. Había comenzado de la mejor forma para el el elenco comandado por Hilario Bravi. A los cinco minutos, en la primera llegada a fondo abrió el marcador. Maxi Badell desde la izquierda mandó un preciso centro al corazón del área que Diego Jara concectó de cabeza y puso el balón contra el palo para decretar el 1 a 0.
Con la ventaja, Gimnasia lentamente se fue replegando, tapándole los caminos al local, que terminaba sus ofensivas con centros de De Souza bien contenidos desde arriba tanto por Bernay como por Gómez ganándole a Campozano. Plantado para salir rápido de contraataque, el visitante casi anota el segundo. Con la defensa de Crucero volviendo, Fonseca escapó a pura velocidad y habilitó a Jara, que remató de derecha y Arguello le ahogó el grito de gola puro reflejo.
El final de la etapa inicial fue de ida y vuelta. Klussener le bajó la pelota dentro del área , Pérez tuvo el empate en sus pies pero definió mal.
Cuando el Lobo se tranquilizaba, ponía la pelota en los pies de Oviedo y Leguizamón sentía que podía aprovechar los desacoples en el fondo del local, que iba con mucha gente al ataque. En una de esas jugadas Leguizamón enganchó en la puerta del área pero su disparo de zurda salió al lado del palo.
A los siete minutos del segundo tiempo, el arquero Arguello se jugó la vida tapándole a los pies el segundo a Juan Gómez. El encuentro le seguía dando posibilidades de liquidar el pleito al menssana pero no lo aprovechaba. Casi lo paga caro a los 16´, pero De León contuvo sobre lla línea una definición de De Souza. Los de Carlos Marczuk acumulaban gente en ataque y Ricardo Bernay empezaba a transformarse en figura. Bravi mandó a la cancha a Franco González y a Nicolás Retamar por Jara y Badell para tratar de cerarrlo pero no acertaron en el último pase. Malas desiciones y a sufrir hasta el final.
A los 41 empezó a derrumbarse todo para el Lobo. Después de un balón parado, Richard estrelló su cabezazo en el palo, pero la jugada siguió. Volvieron a meter la pelota al área y en el afán por rechazarla, entre Griego y Bernay no hicieron más que mandarla al fondo de la red para establecer el empate.
Pero las malas noticias no iban a terminar ahí. Cuatro minutos más tarde se quedó con las manos vacías. Hubo un despeje corto de la defensa, Klussener patió al arco y le salió una habilitación para Agustín Bellone que de arremetida por detrás de todos solo tuvo que empujar al gol para desatar el festejo del “Colectivero”. Fue el 2 a 1 definitivo, demasiado premio para el elenco misionero y un castigo enorme para Gimnasia, que hizo un buen partido pero en este deporte se gana con goles, los que no pudo convertir cuando estaba en ventaja para liquidar el pleito.
Ahora se vendrá Unión de Sunchales en el estadio Núñez. Otro duro rival que ayer igualó 1 a 1 con Sportivo Belgrano de San Francisco, que quedó dos puntos de Gimnasia en la pelea de abajo.