«Los barbijos no suplanta el lavado de manos y el distanciamiento social»

«La recomendación es que en algunos lugares de circulación donde no se pueda garantizar el distanciamiento entre las personas, se puede utilizar el barbijo casero», encomendó Bachetti, pero aclaró que «no son efectivos al 100%».

«Son 20 los casos confirmados de COVID-19 en Entre Ríos, hay 28 en estudios y 230 son los descartados», comunicó el subsecretario de Redes Integradas de Salud, Marcos Bachetti, al brindar el informe diario sobre la situación de coronavirus en la provincia.

«La evolución de la pandemia en la provincia ha sido bastante lenta; de hecho, están viéndose resultados positivos del aislamiento por la cuarentena», valoró, al tiempo que remarcó: «Desde el ministerio de Salud y del gobierno de la provincia instamos a seguir siendo responsables en cuando al acatamiento de las medidas por parte de la población para seguir con estos resultados. Instamos a seguir en este camino».

Consultado a Bachetti sobre las inquietudes de la población en cuanto al uso de barbijos, éste aclaró que «el uso de barbijos caseros no suplanta al lavado de manos y las medidas de distanciamiento social».

Así también, Bachetti diferenció el uso del barbijo casero, del barbijo quirúrgico o especifico de los servicios de salud. «El barbijo casero no determina un 100% de protección, si bien se sabe que disminuye las posibilidades de contagio», comunicó el médico.

«La recomendación es que en algunos lugares de circulación donde no se pueda garantizar el distanciamiento entre las personas, de más de un metro establecido para evitar el contagio, se puede utilizar el barbijo de uso casero, al igual que en colectivos y lugares como bancos u otros lugares donde se junte gente y no se pueda mantener esta distancia establecida como preventiva», encomendó.

«Pero el barbijo quirúrgico avalado para el personal de salud tiene que estar a resguardo de los trabajadores de salud o para los casos sintomáticos que los hubiera confirmados o sospechosos de coronavirus», aclaró al respecto.

Fue en ese sentido que Bachetti advirtió que «el uso masivo de barbijos quirúrgicos puede secar la plaza de barbijos esenciales para el uso de los trabajadores de salud».

«Es un recurso complicado de conseguir en todo el mundo, y hay que optimizarlo para los servicios de salud», sentenció.