«Comunicado de alerta a la población por casos de estafas telefónicas»

Desde la Jefatura de Policía de Concepción del Uruguay, se solicita se alerte nuevamente a la población, en relación a modalidad delictual de «estafa”, la que siempre comienza por un contacto telefónico, ya sea de línea de teléfono fijo o celular, recordarles los cuidados que hay que tener para no ser víctima.

Tal como han ocurrido, consiste en hacerle creer a una persona, telefónicamente y mediante un elaborado engaño, que el llamado se realiza desde la entidad bancaria y se encuentran cambiando la tarjeta de cobro, de las que poseen banda a las que contienen chip, preferentemente a personas mayores.

Siendo importante tener en cuenta que en la mayoría de los casos, es la propia persona que atiende la llamada quien en realidad aporta detalles de los datos personales necesarios para poder operar con la información bancaria y así poder sustraer el dinero de sus cuentas.

Si bien los delincuentes llaman a números telefónicos elegidos al azar, puede ocurrir que ya cuenten con alguna información de la persona que recibe la comunicación, llamándolo por su propio nombre o apellido. Hoy en día, puede resultar fácil por el acceso a internet, conocer cuál es el número telefónico que corresponde a una dirección puntual y cuál es el nombre y apellido del titular de la línea, por lo que los delincuentes pueden contar con esa información de antemano, aún sin conocer a quienes están llamando.

Así también, cuando en los llamados telefónicos refieren pertenecer a alguna entidad, solicitando que realicen transacciones en los cajeros automáticos, ante algún tipo de reintegro de dinero, generalmente enmarcado en un retroactivo por reparación histórica para jubilados de ANSES. Se solicita corroborar tal situación comunicándose telefónicamente tanto con la entidad o la dependencia policial más cercana.

Aconsejándose:

1- Ante una comunicación telefónica de ese tipo, lo esencial es guardar la calma.

2- Es recomendable cortar la comunicación inmediatamente.

3- Nunca decir nombres o aportar otra información sobre el grupo familiar que pueda ser utilizada por los estafadores.

4- Siempre desconfíe si le solicitan dinero o algún tipo de depósito o información de las cuentas personales sea de sueldo o cuenta personal.

5- Instruir a todas las personas de la casa que puedan atender el teléfono, fundamentalmente a los niños, mayores y al personal doméstico, acerca de no aportar datos a desconocidos sobre los miembros de la familia o el movimiento del hogar.

6- Ante cualquier tipo de situación que les parezca sospechosa, comunicarse con la dependencia policial más cercana, o a los números telefónicos 101 o 422222, para poder corroborar la información.