02/01/21 – «PANDEMIA» – El análisis de una experta: Entre Ríos con “riesgo de transmisión alto” y el país ante un “rebrote evidente”

Soledad Retamar, integrante del Grupo de Investigación en Base de Datos de la Facultad Regional Concepción del Uruguay de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), ha hecho sobrados méritos para convertirse en una de las profesionales con mayor autoridad para evaluar, desde la estadística, la marcha de la Pandemia en la Argentina y, en especial, en Entre Ríos. No por casualidad, la consultan cada vez con mayor frecuencia desde los medios nacionales.

¿Cómo mira el actual escenario, que para algunos ya constituye una segunda ola? Su respuesta es contundente: «No sé si se puede hablar de segunda ola cuando nunca se logró bajar de los 5.000 casos diarios».

Retamar cataloga a las provincias tomando un indicador utilizado, por ejemplo, en España. «Lo que hace este indicador es tomar los nuevos casos notificados de los últimos 14 días, sumarlos y dividirlos por la población. La que más incidencia de nuevos casos por cien mil habitantes tuvo en este lapso de tiempo fue Santa Cruz (1.106), seguida por La Pampa (852), Chubut (716), Tierra del Fuego (696), Neuquén (499), Río Negro (459), Santa Fe (337) y CABA (298); en todas ellas el riesgo es extremo en base a este indicador», explicó.

Según esta medición, en «riesgo de transmisión alto» estarían San Juan (214), PBA (205), Entre Ríos (204), Corrientes (178), Chaco (192), y Córdoba (157); en tanto que con riesgo medio están Catamarca (114), Tucumán (113), San Luis (85), Santiago del Estero (72) y Mendoza (67).

«Las únicas provincias consideradas como ‘nueva normalidad’ son Formosa (2) y Jujuy (11) y con riesgo bajo quedarían Misiones (26), La Rioja (31) y Salta (40)», describió Retamar.

Otro dato que inquieta a las y los especialistas es el leve aumento en la ocupación de las terapias intensivas. «En algún momento llegamos a estar por debajo de los 3.000 casos, hoy estamos por arriba de los 3.400, no es tan marcado, pero podría incrementarse en los próximos días», sostuvieron.

Consultados sobre las causas de estos rebrotes, Martín Hojman -integrante de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI)- indicó que «puede haber diversos factores; por un lado, en la Ciudad las personas se están hisopando más porque en varios lugares turísticos piden PCR para ingresar; pero también hay una relajación de las conductas sociales, de la sensación de peligro y una apertura de muchas actividades».

En el mismo sentido, el senador correntino Martín Barrionuevo –otro observador de la evolución de la Pandemia en Argentina- señaló que «el comportamiento social es distinto al que teníamos dos meses atrás; por un lado hay una altísima movilidad y por el otro estamos cuidándonos menos, con personas saliendo de vacaciones y reuniéndose en casas por las fiestas, que es donde menos nos cuidamos».

«En este contexto, extremar las medidas de cuidado es fundamental. La denominada segunda ola en algún momento va a suceder; no sólo pasó en Europa sino que está llegando en países vecinos como Brasil, Colombia o Chile; aún así, si se retoman los cuidados estamos a tiempo de bajar un poco los casos en enero y febrero aprovechando que el tiempo lo permite», sostuvo.

Hojman consideró que «la segunda ola parece inevitable»: «la vimos en Europa y el norte y no hay motivos para pensar que aquí no vaya a llegar; entonces es un momento para estar atentos».

Por su parte, Retamar sostuvo que «no sé si se puede hablar de segunda ola cuando nunca se logró bajar de los 5.000 casos diarios».

Y continuó: «Lo que sí está claro es que, a pesar de esa gran cantidad de casos, se comenzaron a habilitar muchísimas actividades cuando aún el virus seguía circulando. Hoy es evidente el rebrote y si no extremamos los cuidados, puede ser peor que en octubre cuando llegábamos a los máximos».

«La vacuna va a atenuar la gravedad de una pequeña cantidad de casos, pero aún falta bastante para poder hablar de una situación controlada. Entonces la única manera de compensar eso es con los cuidados individuales y la responsabilidad social», concluyó.