18/06/21 – «La Cámara sostuvo el dictamen del Juzgado de Garantías en torno al caso Kevin Ríos y el imputado continuará en prisión domiciliaria»

Tuvo lugar este viernes en las últimas horas de la mañana, la audiencia de apelación a la prisión preventiva domiciliaria de Nicolás Ezequiel Villarreal, uno de los acusados del crimen de Kevin Ríos. El juez interviniente, no hizo lugar a lo solicitado por la parte acusadora y sostuvo el dictamen de la Jueza de Garantías, con lo que de esta manera se confirmó la medida que fuera oportunamente presentada por la Defensa particular.

La Audiencia

Mientras en la explanada de Tribunales, familiares y amigos de la víctima se manifestaban con bombos y pancartas pidiendo justicia, en el cuarto piso se daba inicio a la audiencia, la que fue presidida por el vocal Rubén Chaia, encontrándose presentes la fiscal María Becker, el querellante Ernesto Figún y el defensor particular de Villarreal, José Peluffo.

Fue la fiscal la que hizo uso de la palabra en primer lugar, cargando contra la resolución de la doctora Melisa Ríos, al señalar que su dictamen fue arbitrario al considerarse en desacuerdo con los argumentos vertidos por el Ministerio Público Fiscal, al resaltar que no se había tomado una medida similar para con el coimputado Damián Federico Romero. La doctora Becker resaltó que Romero siempre estuvo a derecho, tiene arraigo y trabajo, pero en el caso de Villarreal, todo lo contrario, destacando que la jueza sostuvo que la pena en expectativa no es suficiente como excusa para una prisión preventiva.

Villarreal, ya que no es oriundo de la ciudad, pero también su actitud en el hecho al correr a la víctima hasta apuñalarlo y proferir amenazas, lo que corroboran los testigos, los que se sienten atemorizados con esta nueva medida de la jueza, por lo que solicitó que Villarreal siga detenido en el penal. Finalizando presentó su queja hacia la jueza por no permitirle hacer uso de la palabra como réplica a dichos de la Defensa, contra su labor como fiscal a los que consideraba maliciosos e inexactos.

Por su parte el querellante adhirió parcialmente al pedido fiscal respecto del imputado Villarreal y manifestó que sus clientes se sienten amedrentados por la presencia de Villarreal en ese domicilio, por lo que solicita que de mantenerse esta situación, sea trasladado a otro domicilio, destacando que solicitarán la detención del coimputado Romero.

Llegado su turno, el defensor Peluffo señaló que la medida dispuesta por la jueza es la que corresponde, ya que se trata de adoptar medidas menos gravosas para la persona y consideró que la jueza no liberó a Villarreal, sino que mantuvo su prisión preventiva, pero domiciliaria y es importante destacar que la medida de prisión preventiva sigue pero morigerada, y que la Fiscalía cuenta con todas las herramientas para actuar en consecuencia si su cliente violara esta disposición y ponga en riesgo la investigación y pidió que se confirme lo dispuesto por la doctora Melisa Ríos.

Confirman la medida

Tras los alegatos, el doctor Rubén Chaia hizo un análisis de lo expuesto, explicando que la Cámara tiene el criterio fundado en el Superior Tribunal de Justicia, las prisiones preventivas denegadas n son recurribles, por lo que el recurso presentado y que se trató este viernes, debería haber sido declarado inadmisible, ya que no impide la continuidad del proceso y es siempre provisoria, por lo que siempre puede ser revisada.

Chaia fue contundente al señalar que comparte lo que dijo la jueza de Garantías en base a lo que se observa en la audiencia.

El vocal dijo que la jueza sostuvo que no se usó el mismo criterio para con los dos imputados, ya que Romero está señalado desde el primer día como coautor del crimen, pero en el caso de Villarreal lleva un año detenido, siendo que confesó el crimen sin poner obstáculos, pero en el caso del coimputado que no estuvo a derecho al negar diferentes no mereció ninguna medida más severa.

“Las situaciones de ambos acusados, no son tan disímiles en términos de la investigación. La igualdad para ambos imputados debe ser como criterio de actuación objetiva del Ministerio Público Fiscal. Creo que después de tener presa a una persona un año y al otro coautor, solamente con medidas de coerción, o merece una atenuación uno o merece una revisión de la situación del otro, que fue en definitiva lo que la jueza dijo. No veo que estén tan desiguales para estar en tal desigual situación”, explicó el doctor Chaia.

Para el vocal ese es el punto a litigar y que las partes deberían ver este punto, remarcando que hay una persona que estuvo presa un año, cuando es claro que una Instrucción Penal no debe ser de más de tres meses y esto se convierte en un adelanto de pena.

El doctor Chaia manifestó que el punto sería constatar el trabajo de investigación y la forma que se manejan con los dos imputados con el deber objetivo que debe guiar la investigación para las dos personas sometidas a proceso.

Ya finalizando el magistrado dijo que se observa que no hay criterios objetivos para mantener la medida y para esto hay que probarlo con pruebas, no con simples alegatos, pruebas que no se observan y se estaría ante presunciones, debiendo ser la Fiscalía la que pruebe que hay riesgos y no el imputado que no los hay, por lo que no hizo lugar a la apelación y dejó firme el fallo de Garantías.