17/08/20 – «COMUNICADO DE LA FUNDACIÓN MICAELA GARCÍA «LA NEGRA».-

Quienes conformamos la Fundación Micaela García “La Negra”, y especialmente sus progenitores, Néstor García y Andrea Lescano, queremos manifestar nuestra profunda preocupación y decepción ante la sentencia del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Entre Ríos.
El viernes 31 de julio dicho tribunal, resolvió anular parcialmente la sentencia que la Sala N° 1 de la Cámara de Casación Penal de Paraná había dictado en mayo de 2019, y declaró mal concedidos los recursos presentados por la querella de la familia de Micaela García y por la Fiscalía. En ella se resolvió anular parcialmente la sentencia dictada por la Cámara de Casación en mayo de 2019 y volver al estadio anterior, es decir, no rever las pruebas que lo determinan a Pavón como coautor del feminicidio de nuestra amada hija y compañera, Micaela García.

Tanto la Fiscalía como la querella recurrió ante la Cámara de Casación al considerar que no fue tomada en cuenta toda la prueba producida respecto al accionar de Pavón en el feminicidio de Micaela, por el cual Sebastián Wagner fue condenado como único autor. Esta reciente decisión del Superior Tribunal, anula la facultad para rever la sentencia y poder determinar la participación de Pavón en el feminicidio de Micaela. Es decir, que el tribunal, no intenta conocer la verdad y que se procure justicia.

El crimen de Micaela nos interpeló como sociedad, como personas. Fue un feminicidio que nos recordó la violencia y vulnerabilidad con las que viven las mujeres por el simple hecho de ser mujer. Fue la expresión de una violencia generalizada y naturalizada que debemos asumir el compromiso de erradicar de una vez por todas. Pero, además, el feminicidio de Micaela nos mostró la deuda que el Estado tiene con la sociedad, con nuestras gurisas y mujeres. Warner fue el femicida y Pavón su cómplice, pero quienes actuaron de manera irresponsable en nombre del Estado, partícipes necesarios.

Jamás hemos abonado a una visión punitivista para resolver la violencia de género que se ciñe sobre nuestra sociedad. Como Mica creía y militaba por una sociedad más justa, también creemos en un profundo proceso de transformación social, cultural, política, económica e institucional que garantice los mismos derechos para todas las personas y proteja de la violencia machista a las mujeres e identidades de géneros no binarias. Desde la Fundación Micaela, creada poco después de su feminicidio, hemos trabajado incansablemente en este sentido con un esfuerzo inmenso. Hemos recorrido muchos lugares de nuestro país, hemos asistido a víctimas, brindado capacitaciones, acompañando con asistencia social a barrios en vulnerabilidad. Hemos hecho y seguiremos haciendo todo lo que esté a nuestro alcance para construir la sociedad que Micaela soñó. Pero esto no será posible sin un Estado, sin una dirigencia política y sin un poder judicial, realmente comprometido con la erradicación y prevención de la violencia de género.

Jamás, cada día que nos queda por delante, abandonaremos la búsqueda de Justicia y repudiaremos cualquier intento de impunidad como el que se está cometiendo ahora. Por ello, este último viernes hemos presentado un recurso extraordinario federal ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, acción que será realizada de forma conjunta con las abogadas que forman parte del Cuerpo de Abogadas y Abogados para víctimas de Violencia de Género, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Nación.

Por otro lado, desde ese Ministerio se solicitó el acompañamiento y la colaboración al Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, en el marco del “Plan Nacional de Acción contra las Violencias por Motivos de Género”, que tiene entre sus objetivos que el Estado Nacional implemente políticas activas y efectivas contra las violencias por motivos de género.

Este revés judicial nos llena de tristeza en días cercanos del aniversario del nacimiento de Micaela número 25. Pero la tristeza nos encuentra firmes, con el ejemplo de compromiso y lucha que Micaela llevó adelante en sus 21 años de vida y con la fortaleza de esta lucha colectiva que tiene el rostro de tantas mujeres que no están y nos recuerdan que no podemos bajar los brazos. Porque no bajamos los brazos, porque no nos han vencido ni nos vencerán, porque el camino que nos trazó Micaela es irreversible, es que transformamos la tristeza en acción y, por eso, el domingo 9 de agosto miles de las ollas populares se realizaron en cada rincón de la Argentina. Vamos a seguir construyendo el país solidario y con equidad que Micaela soñó y por el que tanto trabajó. Vamos a recurrir a todas las instancias necesarias para que la impunidad no se imponga a la justicia.

#Justiciapormicaelagarcia
#LeyMicaela